jueves, 12 de julio de 2018

Desintegración de Yugoslavia




Tito, Josip Broz fué el arquitecto de Yugoslavia, Fue el lider que durante su mandato pudo mantener unidas las diferentes nacionalidadees que integraban Yugoslavia:

Los registros que adjunto son de Wikipedia y de varias otras fuentes que se consignan en la publicación:




Josip Broz (Cyrillic: Јосип Броз, pronounced [jǒsip brôːz]; 7 May 1892 – 4 May 1980), commonly known as Tito (/ˈtiːtoʊ/; Cyrillic: Тито, pronounced [tîto]), was a Yugoslav communist revolutionary and political leader, serving in various roles from 1943 until his death in 1980. During World War II, he was the leader of the Partisans, often regarded as the most effective resistance movement in occupied Europe. While his presidency has been criticized as authoritarian and concerns about the repression of political opponents have been raised, some historians consider him a benevolent dictator.

He was a popular public figure both in Yugoslavia and abroad. Viewed as a unifying symbol, his internal policies maintained the peaceful coexistence of the nations of the Yugoslav federation. He gained further international attention as the chief leader of the Non-Aligned Movement, alongside Jawaharlal Nehru of India, Gamal Abdel Nasser of Egypt, Sukarno of Indonesia, and Kwame Nkrumah of Ghana.

Broz was born to a Croat father and Slovene mother in the village of Kumrovec, Austria-Hungary (now in Croatia). Drafted into military service, he distinguished himself, becoming the youngest sergeant major in the Austro-Hungarian Army of that time. After being seriously wounded and captured by the Imperial Russians during World War I, he was sent to a work camp in the Ural Mountains. He participated in some events of the Russian Revolution in 1917 and the subsequent Civil War. Upon his return home, Broz found himself in the newly established Kingdom of Yugoslavia, where he joined the Communist Party of Yugoslavia (KPJ).

He was General Secretary (later Chairman of the Presidium) of the League of Communists of Yugoslavia (1939–1980) and went on to lead the World War II Yugoslav guerrilla movement, the Partisans (1941–1945). After the war, he was the Prime Minister (1944–1963), President (later President for Life) (1953–1980) of the Socialist Federal Republic of Yugoslavia (SFRY). From 1943 to his death in 1980, he held the rank of Marshal of Yugoslavia, serving as the supreme commander of the Yugoslav military, the Yugoslav People's Army (JNA). With a highly favorable reputation abroad in both Cold War blocs, he received some 98 foreign decorations, including the Legion of Honour and the Order of the Bath.

Tito was the chief architect of second Yugoslavia, a socialist federation that lasted from November 1942 until April 1992. Despite being one of the founders of Cominform, he became the first Cominform member to defy Soviet hegemony in 1948 and the only one in Joseph Stalin's time to manage to leave Cominform and begin with its own socialist program with elements of market socialism. 

Economists active in the former Yugoslavia, including Czech-born Jaroslav Vanek and Croat-born Branko Horvat, promoted a model of market socialism dubbed the Illyrian model, where firms were socially owned by their employees and structured on workers' self-management and competed with each other in open and free markets.





La disolución de Yugoslavia se refiere a los hechos ocurridos en la antigua Yugoslavia entre el 25 de junio de 1991 y el 5 de junio de 2006, que condujeron a esta disolución y a la formación de seis nuevas repúblicas soberanas (Eslovenia, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Montenegro, Macedonia y Serbia), y que para algunos expertos también incluyen la independencia no reconocida internacionalmente de la provincia serbia de Kosovo y Metohija ocurrida en 2008.

La disolución de Yugoslavia se produjo como resultado de una serie de agitaciones políticas y conflictos durante la década de 1990. Las repúblicas constituyentes de la República Federal Socialista de Yugoslavia se separaron, después de sufrir un período de crisis política en la década de 1980 tras la muerte de Tito, pero los problemas no resueltos causaron una serie de cruentos conflictos bélicos, conocidos como guerras yugoslavas que afectaron principalmente a Croacia, Bosnia y a la zona de Kosovo.


Slobodan Milošević 


La RFS Yugoslavia era un país que ocupaba un territorio que abarcaba desde Europa Central hasta los Balcanes, con un conflicto étnico histórico. El país era una conglomeración de seis repúblicas regionales y dos provincias autónomas, que estaba dividido según las etnias y que en la década de 1990 se separó en varios países independientes. Estas ocho entidades federativas pasaron a ser seis repúblicas: Eslovenia, Croacia, Bosnia y Herzegovina, Macedonia, Montenegro, Serbia, y dos provincias autónomas dentro de Serbia: Kosovo y Metohija y Vojvodina. Bosnia y Herzegovina no había existido como un estado mezclado étnicamente desde 1465, y además no tenía una mayoría étnica clara, con "44 % de musulmanes, 33 % de serbios, 18 % de croatas y otras minorías".

La distribución geográfica de los grupos étnicos que componían Yugoslavia representaba el hecho de que cada nación tenía una población en cada una de las seis repúblicas. Yugoslavia pasó a ser un país con siete fronteras, seis repúblicas, cinco nacionalidades, cuatro idiomas, tres religiones, dos alfabetos y un líder.

Radovan Karadzic


La agitación nacionalista serbia iniciada por Slobodan Milošević a finales de la década de 1980 es considerada la clave del inicio de la disolución de este estado. Hubo muchos detonantes, pero los principales fueron la abolición de la autonomía de Kosovo por Milosevic en 1990, y sobre todo que los serbios de la región croata de la Krajina declararan su separación de Croacia en marzo de 1991, lo que llevó a Croacia y a Eslovenia declarar unilateralmente su independencia y producir un efecto contagio en el resto de repúblicas yugoslavas. Debido al choque entre el nacionalismo serbio (Milosevic), el croata (Tudjman) y el bosnio (Izetbegović) se degeneró en una guerra muy violenta. Meses después el 15 de enero de 1992 los países europeos de la CE y la comunidad internacional reconocen la independencia de Eslovenia y Croacia, provocando el fin de Yugoslavia, aunque Serbia y Montenegro seguirán usando esta denominación (sin reconocimiento internacional) hasta el 2003.


Milan Kucan


Ya que la estructura demográfica de Bosnia comprendía una población de serbios y croatas cercana al 50 % y con ideas de independencia basadas en las etnias más que en la nación, el control del territorio volvió a abrirse a diferentes interpretaciones, y grandes zonas de Bosnia, Croacia y Serbia se denominaron como zonas en disputa. Los elementos más importantes que fomentaron la discordia fueron la formación del Reino de Yugoslavia, la guerra civil y el genocidio (véase campo de concentración de Jasenovac) llevada a cabo por el Estado Independiente de Croacia durante la Segunda Guerra Mundial, la idea de la "Gran Serbia", y las adaptaciones balcánicas del Paneslavismo.


Alija Izetbegovic


La desintegración de Yugoslavia está claramente relacionada en el contexto del fin de la guerra fría y la disolución de otros países del bloque oriental como la disolución de Checoslovaquia y la disolución de la URSS.
...
Hechos ocurridos en el siglo XXI
La República Federal de Yugoslavia estaba formada por Serbia y Montenegro. Tras fuertes presiones internacionales se cambió el nombre a Serbia y Montenegro (2003-06), hasta que Montenegro abandonó la unión en 2006.

El rechazo de Milošević ante la victoria en primera ronda de la oposición en las nuevas elecciones para la presidencia Federal en septiembre de 2000 provocaron manifestaciones masivas en Belgrado el 5 de octubre y al colapso de la autoridad del régimen. El candidato de la oposición, Vojislav Koštunica asumió la presidencia de Yugoslavia el 6 de octubre de 2000.

El sábado 31 de marzo de 2001, Milošević se rindió ante las fuerzas de seguridad de Yugoslavia en su hogar en Belgrado, después de haber sido amenazado con arrestarlo por abuso de poder y corrupción. 




El 28 de junio fue llevado a la frontera entre Bosnia y Yugoslavia en donde poco después pasó a estar bajo la custodia de los oficiales de SFOR, hasta ser extraditado al Tribunal de Criminales Internacionales de la Antigua Yugoslavia de las Naciones Unidas. Su juicio, en el cual debió defenderse de los cargos de genocidio en Bosnia y guerras civiles en Croacia y en Kosovo y Metohija comenzó en La Haya el 12 de febrero de 2002, y murió allí el 11 de marzo de 2006, cuando su juicio todavía estaba en curso. El 11 de abril de 2002 el Parlamento Yugoslavo aprobó una ley autorizando la extradición de todas las personas culpadas de crímenes de guerra por el Tribunal Criminal Internacional.

En marzo de 2002, los gobiernos de Serbia y Montenegro aceptaron reformar la FRY para tener una forma de cooperación nueva y mucho más débil llamada Serbia y Montenegro. Por una orden del Parlamento Federal Yugoslavo del 4 de febrero de 2003, Yugoslavia, al menos por nombre, dejó de existir. En Belgrado permaneció un gobierno federal pero asumió poderes mayormente ceremoniales. 

Los gobiernos individuales de Serbia y de Montenegro condujeron sus respectivas naciones casi como si fuesen independientes. Además, se establecieron límites físicos entre las fronteras de ambas repúblicas.

El 21 de mayo de 2006, el 86 % de los votantes montenegrinos votaron para un referéndum especial para la independencia de Montenegro de su unión con Serbia. El 55,5 % estuvo a favor de la independencia, con un reconocimiento formal de la Unión Europea. El 3 de junio de 2006, Montenegro declaró su independencia en forma oficial, con Serbia haciendo lo propio dos días después, disolviendo efectivamente los vestigios de la antigua Yugoslavia.

El 17 de febrero de 2008, Kosovo declaró su independencia unilateral de Serbia, que no es reconocida por la totalidad de la comunidad internacional a la fecha, y que para garantizar su supervivencia, desde su creación ha tenido que recurrir al amparo de los cascos azules desplegados en el área desde el fin de las guerras de secesión yugoslavas.
...
Los países actualmente totalmente reconocidos creados a partir de la antigua Yugoslavia son:
Bosnia y Herzegovina, Croacia, Eslovenia, Macedonia, Montenegro, Serbia, 




El territorio de Kosovo no está reconocido de forma total por la comunidad internacional, es decir, su reconocimiento es de carácter limitado.

Link 1
https://es.wikipedia.org/wiki/Disoluci%C3%B3n_de_Yugoslavia
Link 2
https://elpais.com/diario/1989/03/05/internacional/605055612_850215.html
Link 3
https://en.wikipedia.org/wiki/Breakup_of_Yugoslavia
Link 4
https://en.wikipedia.org/wiki/Balkanization
Link 5
https://history.state.gov/milestones/1989-1992/breakup-yugoslavia

martes, 3 de julio de 2018

Teoría del Estado.

Teoría del Estado.




Percy Acuña Vigil

 Magister en Arquitectura y Diplomado en Planeamiento Urbano (Universidad de Edimburgo, Urban and Regional Center. UK). Catedrático en la Universidad Nacional de Ingenieria (Perú). Estudios de Maestría en Epistemología y en el Doctorado en Filosofía en la UNMSM.


1.      La ciencia del estado.
            La Teoría del Estado es la disciplina filosófica que investiga la esencia y finalidad del Estado. Su denominación es de origen alemán y su materia propia se ha desarrollado desde la segunda mitad del siglo pasado. La Teoría del Estado no es Ciencia estricta sino Filosófica, y tiene como objeto el estudio de la realidad del Estado, así como sus caracteres esenciales, situados más allá del derecho.
            El Derecho constitucional es una rama del Derecho público cuyo campo de estudio incluye el análisis de las leyes fundamentales que definen un Estado. De esta manera, es materia de estudio todo lo relativo a la forma de Estado, forma de gobierno, derechos fundamentales y la regulación de los poderes públicos, incluyendo tanto las relaciones entre poderes públicos, como las relaciones entre los poderes públicos y ciudadanos.
            En términos generales, la teoría del Estado es una ciencia del ser social político. La ciencia del Derecho es una ciencia del deber ser social jurídico. El Estado es la sociedad política normada jurídicamente. De aquí que siendo la norma jurídica uno de los elementos integrantes del Estado, la disciplina científica que estudia al fenómeno social y cultural jurídico está en relación directa con la ciencia que estudia al Estado, que es el todo relacional humano organizado política y jurídicamente y del cual el derecho es una parte fundamental.
            Por otra parte, el derecho positivo o derecho del Estado, es un conjunto de reglas que sirven como medio de control de los modos de actuar de los seres humanos y como todo sistema de control social busca posibilitar la convivencia social. Es en este aspecto en donde cobra plena vigencia la afirmación del jurista romano Ulpiano, "donde está la sociedad está el derecho". De aquí que el jurista francés Maurice Hariou señale que una ley constitucional, una Constitución de Estado, no sea otra cosa que "el encuadre jurídico de los fenómenos políticos de la esfera estatal".
            La Teoría del Estado es una disciplina científica que se desarrolla dentro de una manifestación súbita del derecho público en Alemania a principios del siglo XIX, y que tiene como objeto de estudio el fenómeno "Estado".
            En esta tradición Georg Jellinek, Carl Friedrich von Gerber, Paul Laband, Herman Heller y otros, han separado a la Teoría del Estado del campo de estudios de la teoría política general, del proceso político de la esfera estatal separando el estudio teórico y de los principios generales causales y finalísticos del grupo.
            A partir de esta tradición con las disciplinas filosóficas políticas -La Ontología política, la Ética y la Axiología política- se ha tendido a elaborar una ciencia autónoma e independiente, cuyo objeto de estudio es el Estado en su realidad sociopolítica e histórico-cultural-jurídica, que busca formular una teoría filosófica y científica de validez general
            En el pensamiento de Hermann Heller, representante descollante de la Teoría del Estado alemana, se postula utilizar un criterio de verdad que permita describir e interpretar en forma válida los fenómenos políticos, estableciendo, de esta manera, los principios universales que le dan carácter de ciencia.
            Este criterio es la norma mental que nos sirve para juzgar, para apreciar valores, es el signo distintivo que nos permite distinguir una cosa de otra. El objeto del criterio es llevar a la certeza, a un estado anímico de convencimiento de manera evidente, de que nos encontramos en posesión de la verdad. El criterio de certeza no es único, sino que ha variado en el transcurso de la historia. El criterio puede clasificarse en dos grandes grupos: de carácter dogmático y de carácter crítico.
            En esta tradición el criterio para alcanzar la verdad es la evidencia, la cual reposa en el principio de la contradicción. Hay que buscar, luego, la evidencia con apoyo en las diversas fuentes de certeza, por evidencia intrínseca y por evidencia extrínseca. Una vez encontrada la evidencia, el hombre puede estar razonablemente seguro de haber llegado a la verdad desde la opción del realismo crítico.

2.      Problemas fundamentales que plantea todo estudio reflexivo acerca del Estado.
            El estudio de la teoría del estado se plantea la necesidad de determinar ¿Cuál es el objeto de la materia a estudiar?, ¿Qué es el estado?, ¿Cuáles son las características esenciales y accidentales que configuran su ser?, ¿Para qué existe el estado?, ¿Por qué existe el estado?, ¿Por qué debe existir el estado?, ¿Cual es la estructura del estado y cuáles son las actividades que desarrolla?
            Como señalaba en el Leviathan Tomas Hobbes: "Pero ninguno de nosotros acusa por ello a la naturaleza del hombre. Los deseos, y otras pasiones del hombre, no son en sí mismos pecado. No lo son tampoco las acciones que proceden de estas pasiones, hasta que conocen una ley que las prohibe. Lo que no pueden saber hasta que haya leyes. Ni puede hacerse ley alguna hasta que hayan acordado la persona que lo hará." (Leviatán, XIII)


3.      La formación del Estado moderno.
            El período conocido como Edad Moderna significó para Europa importantes cambios en su ordenamiento político. El fenómeno más destacado fue el surgimiento del concepto de Estado moderno: un territorio con fronteras determinadas, la existencia de gobierno común y un sentimiento de identificación cultural y nacional de sus habitantes.
            Este proceso fue iniciado a partir de los siglos XIV y XV, en los cuales el proceso político modifico la estructura de la sociedad feudal en la cual el concepto feudal de lealtad, fue reemplazado por los de autoridad y obediencia, propios de un Estado con poder centralizado. En el siglo XVII, el poder político de los monarcas se fortaleció hasta eliminar cualquier representatividad, dando lugar a las monarquías absolutas.
            La monarquía constituyó un Estado moderno sobre la base de una dirección fuerte, contando con los medios para sostenerla. Con esto, el rey consiguió la resignación de la sociedad, a cambio de un cierto orden y progreso. Uno de los más claros ejemplos del absolutismo fue Francia. Durante el siglo XVII, este país se convirtió en la mayor potencia europea, después de consolidar sus fronteras, gracias a innumerables guerras con los países vecinos. El rey Luis XIV (1643-1715) fue la mejor personificación de la imagen del monarca absoluto.

4.      Surgimiento del Estado liberal.
            El Estado liberal surgió como resultado de una crítica al Estado monárquico absolutista, de los siglos XVII y XVIII, la forma de Estado que existía hasta antes de la Revolución Francesa de 1789. El liberalismo surgió a partir de una crítica contundente al sistema monárquico-feudal, que tuvo su expresión más acabada en la frase del Rey Luis XIV: "El Estado soy Yo".
            Este liberalismo original tenía no solo una dimensión política, sino también económica y filosófica. Entre los pensadores o ideólogos se encontraban Juan Jacobo Rousseau, Montesquieu, Diderot, Voltaire, Adam Smith, David Ricardo, Malthus, John Locke y Hobbes, etc.

            Todos estos filósofos y pensadores hicieron una crítica a la sociedad absolutista-monárquica, que culminó en un proceso revolucionario de carácter político-social como fue la Revolución Francesa, y al mismo tiempo coincidió con un fenómeno de carácter científico-tecnológico: la primera Revolución industrial. Ambos dieron origen a un nuevo tipo de sociedad: la sociedad capitalista; y a un nuevo tipo de Estado: el Estado Liberal-Burgués.

5.      Estado liberal como Estado de derecho.
            El Estado de Derecho se encuadra en el marco del Estado liberal pero no lo agota. Su configuración aparece marcada por dos planteamientos fundamentales:
•    Por el Mandato de la ley (rule of law), que surge como consecuencia de los enfrentamientos producidos en Inglaterra entre los defensores del parlamentarismo y los defensores del absolutismo monárquico. Este concepto supone el Imperio del Derecho o Imperio de la ley, la primacía del principio de legalidad como expresión de la soberanía popular recogida en el Parlamento.
•    Por los planteamientos del iusnaturalismo racionalista de origen protestante que propone el alejamiento del Derecho de las cuestiones éticas y morales; al mismo tiempo que establece la vinculación entre el Estado y el Derecho.

            Pero en realidad la formulación del Estado de Derecho surge en la doctrina alemana como lo expone ampliamente George Holland Sabine en su Historia de la Teoría Política. En esta Immanuel Kant representa la culminación de la concepción racional del Derecho y del Estado.
            El término «Estado de Derecho» tiene su origen en la doctrina alemana Rechtsstaat. El primero que lo utilizó como tal fue Robert von Mohl en su libro La ciencia de policía alemana en conformidad con los principios de los Estados de derecho, sin embargo, la mayoría de los autores alemanes ubican el origen del concepto en la obra de Immanuel Kant. En la tradición anglosajona, el término más equivalente en términos conceptuales es el Rule of law.
            Frente al mandato de la ley (rule of law) que sitúa en una posición suprema al Parlamento, la doctrina alemana, donde esta supremacía no existía, ofreció la formulación del Estado de Derecho según la cual el poder legislativo asume el monopolio de la ley, y el ejecutivo la capacidad de hacer cumplir lo dictado por el legislativo.

6.      Orígenes de la Teoría del Estado.
            Norberto Bobbio señala que en el ámbito de las doctrinas realistas del Estado se distinguen las doctrinas racionalistas y las historicistas. También distingue el modelo iusnaturalista, en el que el Estado es un cuerpo artificial que nace en contraposición al estado de naturaleza, del modelo aristotélico en el cual el Estado es una sociedad natural que brota de la normal evolución del primer núcleo organizado, la familia.
            De manera formal, esta materia se originó en Alemania a mediados del siglo XIX. Sin embargo, el contenido de los estudios que comprende esta disciplina ha variado de acuerdo con las distintas corrientes filosóficas. Según Héller, la decadencia presente de las ciencias políticas, y también, en parte, la crisis política actual, se deben a la falta de relación de las teorías políticas con la realidad y al carácter rela­tivo de sus afirmaciones causado por su manera subjetiva de plantear los problemas

Alemania:
            Entre los autores se encuentra, el positivismo jurídico de Carl Friedrich von Gerber, Paul Laband y fundamentalmente de Georg Jellinek. La del formalismo jurídico encabezada por el austriaco Hans Kelsen, el decisionismo de Herman Héller y Carl Schmitt, y la corriente Nacional Socialista, representada entre otros por Hüber, Höhn y Koellreuter.

Francia:
            En este país, la Teoría del Estado se engloba en el Derecho Constitucional, y existe la tendencia a analizarlo desde un punto de vista jurídico. Es el caso de Carré de Malberg, Hariou, Henri Berthelemy, Leon Duguit, etc. También se analiza desde el punto de vista de las ciencias políticas como es el caso de Maurice Duverger o Jean Meynaud.

España:
            De manera similar a lo que ocurre en Francia, se incluyen los estudios de la Teoría del Estado dentro de los programas de Derecho Público y Constitucional. En este caso, sobresalen los estudios de Adolfo Posada, C. Ruiz del Castillo, Luis Sánchez Agesta, Luís Izaga, Eustaquio Galán y Gutiérrez, Francisco Javier Conde, Antonio Karam, entre otros más. Más contemporáneamente, destaca la obra de José Zafra Valverde que postula la tendencia a considerar a la Teoría del Estado como Sociología Política.

Italia:
            También en este país los problemas de Teoría del Estado son estudiados por los tratadistas del Derecho Constitucional como Palma, Miceli, Orlando y Santi Romano. De igual manera, en la actualidad existe una tendencia a estudiar la Teoría del Estado como disciplina autónoma, siendo notable la obra de Alessandro Groppali. No puede quedar de lado la aportación del insigne filósofo del Derecho Jorge del Vecchio.

Bélgica:
            La obra de Jean Dabin es de gran valer por estudiar los problemas de la política desde el punto de vista teórico, elevándose del positivismo, y por lo ortodoxo de su doctrina en relación con la Filosofía tradicional.

Inglaterra y Estados Unidos:
            En los países anglosajones, las disciplinas políticas y de ciencias políticas reciben especial atención. Por su valer, destacan la clásica obra de A.J. Carlyle (Historia del pensamiento medieval) y la de la George Sabine (Historia del pensamiento político).


7.      Elementos constitutivos del Estado.
            El Estado es una comunidad política cuyos elementos constitutivos son el territorio, la población (el pueblo) y la autoridad, en el sentido equivalente a gobierno.
            Ha sido la Escuela Histórica del Derecho, de la que Savigny fue el más insigne represente, la que opuso al ente racionalista individual la realidad de un ente colectivo, como reacción a la corriente racionalista abstracta e individualista. En vez de un derecho situado en un mundo puramente racional, la Escuela Histórica de Savigny, según Georges Gurvitch, situó al hombre dentro del mundo concreto en que se halla éste. Miró una de las realidades históricas, positivas, semejante al lenguaje y a otras manifestaciones culturales, como señala Raúl Ferrero en su obra sobre "Ciencia Política".
            La existencia del Estado es necesaria, impuesta por la naturaleza de las cosas. En lo que respecta al Estado moderno, éste se constituye desde que el poder se despersonaliza, institucionalizándose. En la formación del Estado hay un hecho de conciencia: la aceptación de los gobernados al establecimiento de un orden cuyo titularato es impuesto a una entidad abstracta.

8.      Importancia de la génesis del Estado.
            El Estado tiene por finalidad el "bien común". Ya Aristóteles lo había definido de este modo y hoy en día ha quedado como verdad universal.
            El orden jurídico es un elemento fundamental del bien común, pero no es el fin del Estado, sino un producto social que se inspira en el bien común. Poder y fin están contenidos en el orden, al cual remodelan. El poder está antes del orden, pues lo dicta, y el fin está más allá del orden, pues lo inspira.
            El bien común consiste en un conjunto de condiciones sociales que favorecen el desarrollo del hombre, medio social propicio para que éste realice sus potencialidades como persona. Raúl Ferrero, en su obra "Ciencia Política", comenta al referirse del bien común, que este no es una masa de bienes por repartir, sino un orden justo, más allá del cual existe para el individuo un fin último.

9.      Finalidad del Estado.
            Por naturaleza, las actividades del Estado se manifiestan en tres formas, que se les denomina funciones: legislativa, administrativa y jurisdiccional. Pero la conducción del Estado, o sea la actividad política, está por encima de la clasificación de funciones.

10.  El Estado de Derecho.
            Se denomina Estado de Derecho a una forma política en la cual el poder se halla sometido a un sistema de normas jurídicas, de manera real, con el fin de proteger los derechos de la persona.
            Históricamente, el Estado de Derecho es una derivación del liberalismo y aparece con la independencia de los Estados Unidos de Norte América y la Revolución Francesa. Su sentido y su finalidad están en la protección debida a los derechos de las personas. Es esta concepción del Estado de Derecho la que impera en las Constituciones democráticas de Occidente.

11.  Elementos del Estado de Derecho.
            Cuatro son los elementos del Estado de Derecho: la libertad individual, la igualdad, la división de poderes y el control de la constitucionalidad de las leyes.
            Fue Montesquieu, quien definió la libertad como "el derecho de hacer todo aquello que las leyes permitan", principio que quedó incorporado a la Declaración del hombre y el ciudadano, donde se declara que, la libertad consiste en poder hacer todo aquello que no daña a otro; por lo tanto, el ejercicio de los derechos naturales de cada hombre no tiene más límites que aquellos que aseguran a los demás miembros de la sociedad el goce de los mismos derechos. Estos límites sólo pueden ser determinados por la ley.

12.  Teorías que integran la Teoría del Estado.
            Teoría sociológica, en la que Norberto Bobbio señala que la obra de Weber: Wirtschaft und Recht (Rechtssoziologie) rompe con la tradición clásica de la filosofía política en la definición de Estado, en la teoría de los tipos de poder y en la teoría del poder legal-racional.
    Teoría jurídica en la que la referencia fundamental se encuentra en la obra de Hans Kelsen y en la de Hermann Heller.
    Teoría justificativa, en la que la obra de Georg Jellinek es un referente importante además de los aportes de la teoría religiosa, jurídica, ética, psicológica y de fuerza.
    Además el Estado se estudia desde p.e. las Teorías contractualistas, organicistas, positivistas, idealistas, materialistas.



Bibliografía:
FERRERO R., Raúl: "Ciencia política: Teoría del Estado y Derecho Constitucional. Lima. 2000.
Teoría del Estado: Lima: UNMSM, Fondo Editorial;
Universidad de Lima, 2003, 531 p.; Otros autores: Ferrero Costa, Raúl, Comp.
ALZAMORA VALDEZ, Mario: "Introducción a la ciencia del derecho". Lima. 1972.
RUBIO CORREA, Marcial: "El sistema jurídico: Introducción al Derecho". Lima. 1991.
SILVA SANTISTEBAN G.S., Luis: "Fundamentos de ciencia política”. Lima. 1988.

viernes, 29 de junio de 2018

A period of radical change (2017): About Michel Foucault ( CLARE O'FARRELL)

Estas notas tratan sobre aspectos que Michel Foucault desarrolló.


Hoy respiramos un caos ambiental y se vive un periodo de experimentación a todo nivel. Estamos frente a cambios radicales despues de la caida del muro de Berlin, de la desaparición del Estado proveedor, ha regresado el autoritarismo y nuevas formas de hiper vigilancia, y de autoritarismo empresarial característico de la época de la post verdad del Brexit y de Trump y de la contra cultura de los Wikileaks.

En este nuevo contexto es útil volver a referirse a las teorías, las cuales han sido abandonadas por el pragmátismo vigente del pensamiento de la post verdad.

Foucault sostenía:  Una teoría no es la respuesta. Es solamente un elemento - pero un elemento fundamental - en una ecuación compleja. Estar expuesto a teorías le da a uno mayor opcion sobre los modos en que uno piensa el mundo y por lo tanto de como interactuar con él.   






A period of radical change (2017)

CLARE O'FARRELL
NOVEMBER 12, 2017

I thoroughly agree with this comment from Francois Ewald in an interview on November 3rd in Los Angeles Review of books

I have the feeling that we are living through a much more radical transformation at the moment than in May 1968 or even after the collapse of communism and the fall of the Berlin Wall. For 70 years we have commented and critiqued the order established after World War II. But this page is about to be turned, and a new world is opening up that we don’t yet understand. We are confronted with the social question anew. The question of responsibility will be negotiated once more, and in a way that will be as important as the transformation that I described in L’état providence.

At present. one has a sense of living through a period of ambient chaos and experimentation as people try to sort this out – experiments with a new ‘sharing economy’ (uber, air bnb), experiments with new forms of hyper-surveillance, and a return to authoritarian managerialism and sovereign rule in many workplaces in the Western world. All of these with new globalized technological affordances which make the enforcement of these practices much more ruthlessly effective. To add to this, experimentation with new political forms – the so-called post-truth society of Trump and Brexit, the painful death pangs of the idea of the university and the counter-conducts of Wikileaks and others.

Foucault and ‘theory’

 CLARE O'FARRELL : APRIL 16, 2009 
Posted on my site michel-foucault.com

‘Je suis un expérimentateur, et non pas un théorician. J’appelle théorician celui qui bâtit un système général soit de deduction, soit d’analyse, et l’applique de façon uniforme à des champs différents. Ce n’est pas mon cas. Je suis un expérimentateur en ce sens que j’écris pour me changer moi-même et ne plus penser la même chose qu’auparavant.’

Michel Foucault, (1994) [1980]. Entretien avec Michel Foucault. In Dits et écrits, t. 4. Paris: Gallimard. #281, p. 42.

‘I am an experimenter and not a theorist. I call a theorist someone
who constructs a general system either deductive or analytical and
applies it to different fields in a uniform way. This isn’t my case.

I am an experimenter in the sense that I write in order to change
myself and in order not to think the same thing as before’

Michel Foucault, “Interview with Michel Foucault” J. Faubion, ed., Power (New York: New Press, 2000), p. 240.

Random thoughts in response
Foucault is often either revered or feared as a ‘theorist’. ‘Theory’, the bane of undergraduates loathe to strain their brains, and the dreaded holy grail of postgraduate students looking for some way to satisfy their supervisors’ unreasonable requirements to organize their empirical data into some meaningful form. In the 1970s, 1980s and even the 1990s ‘theory’, particularly in its French, German and Italian incarnations was the object of aspiration: exciting, difficult and mysterious. Its practitioners were much admired for their lofty intelligence and ability to explain the world and perhaps change things for the better as a result. Alternately, of course, they were reviled as a bunch of obscurantist and dangerous radicals exerting a pernicious influence on the young and foolish.

But the new millennium has seen the erosion of the high status of theory. University courses have systematically eliminated this kind of reflection in favor of pragmatic, so-called ‘vocational’ concerns. That’s what the ‘market’ wants. In vocational courses such as teacher training – the suggestion that reading of reasonable difficulty might actually take place outside of class time and then be discussed in said class, leads to either sullen resistance or open hostility and poor ‘student evaluations’ of the course. The client is always right. Yet paradoxically, many people (even undergraduates) still have a creeping suspicion that there must be more to life and social existence than learning how to conform to ever more oppressive work-place regulations or propping up the economy in this time of GFC (global financial crisis. I will pass on the sheer utter pomposity and 

Sartrean bad faith of reducing this to an acronym). In desperation, many people, faute de mieux, turn to that nineteenth-century mechanism of social control, psychology, only to find the dreary parade of rats and stats, pseudo-scientific jargon and statements of the obvious has advanced them no further.

Further, postgraduate students in vocational areas such as education bemoan in mantra-like fashion the fact that they have been given no proper training or exposure to ‘theory’, which once they start reading, they actually find to be of some interest in organizing interpretations of the world and events.

But, of course, Foucault claims not to be a ‘theorist’ in spite of universal insistence to the contrary. 

This further confuses students and a number of academics who see theory as little more than a grid or template inexplicably insisted on by supervisors and journal referees for slotting empirical data into convenient boxes. Foucault’s work can’t really be adequately used as a template – although some interpreters have taken aspects of his work and produced handy digest forms for such use.

Foucault’s work is an approach, not a formula for the easy cataloging of data. His point of view is that we are profoundly historical beings who produce forms of knowledge that are also governed by history. The next step is to describe these historical orders, and history by definition involves constant change. There can be no universal ahistorical template of order. Each historical situation requires reflection and investigation in order to discern the patterns of order which emerge, and further, these patterns of order vary according to the level being examined – are we talking about ships entering a harbour, scientific medical theories, economics or political reform? In a given period, these can all be related at various levels but they have to be examined in turn and the connections between them drawn. This is not a recipe for the production line organization of data and its easy filing into suitable catalogue drawers, drawers which can then be hastily closed and readily forgotten.

II
A comment on this post raises the question of the relation between ‘theory’ and everyday life. I have posted my response here to give it more visibility.

The answer to this question depends on how you define the relation between the kind of reflection that Foucault offers and day-to-day activity. I don’t believe in theory/practice divides. The so-called theory is already a practice. The way one thinks about the world is fundamental to how one lives in the world.

For example, if you believe that men are superior to women and that one ‘race’ is superior to another, or that money and status are what count and have a whole set of ideas to support those beliefs – this will determine how you act in the world. If, however, you change your mind about these beliefs after reading some books or having been exposed to these books through education, you are (perhaps) going to behave differently.

It is not a question of abstract tools (‘theory’) which can somehow be applied to deal with specific problems in the so-called ‘real world’ (practice). This is not what Foucault’s work is about. As I’ve said above – he’s not offering a template. It’s about challenging beliefs people might have about the way things work. It is then up to people reading books such as Foucault’s to decide what they want to think about it all and to decide in what ways they want to conduct themselves at an everyday level in their own very specific situations.

In short, as Foucault said himself elsewhere, a ‘theory’ is not the answer. It is only one element – but a non negligeable element – in a complex equation. And being exposed to ‘theories’ gives one more choices in the ways one thinks about the world and therefore interacts with it.

RELATED
Foucault and the neoliberal art of government
In "Foucault": Foucault on historical causality
In "Foucault": The human and the relation to the non-human

Categories: Foucault, quotations, universities•Tags: higher education, historical theory, theory•

4 THOUGHTS ON “FOUCAULT AND ‘THEORY’”

Thanks for your thoughts on Foucault. When I drink, I read theory, and I worry in my drunken lucidity that I’m indulging in a fantasy land. Foucault inspires me, but on the ground, I’m not sure if he’s helped me get the real work done. I’ve helped a bunch of homeless kids learn how to read, and have helped rehabilitate gang members in Oakland.

I’ve built a house and grown my own food. I’m a unique yoga teacher and consider myself a thoughtful person who is pretty good at not getting stuck in the structures around me. Just not sure how Foucault fits into creating a world that is truly ours, that we have made and are involved in. I read him like I read Artaud, he helps me make an art of my life: perhaps that’s all he is for me. He adds to my poetic sense. But at the end of the day – a REAL day of nitty-gritty work of healing communities I’m a part of – I’m not sure if any theorist has ever put any tricks up my sleeve.

I talk to the kids at Berkeley who study with Dreyfus and I often feel a combination of pessimism and utopianism – doubting they can apply their abstract ideas to changing the streets ten blocks away, but believing that somehow its all relevant, even magical, if only applied the right way.

https://clare-ofarrell.com/2009/09/25/foucault-and-the-neoliberal-art-of-government/
https://clare-ofarrell.com/2009/02/10/foucault-quote-for-february-2009/
https://clare-ofarrell.com/2018/04/27/the-human-and-the-relation-to-the-non-human/
https://clare-ofarrell.com/2018/04/26/freud-vs-jung/


Politica urbanística en Francia: Crítica

Politica urbanística en Francia:

Jean-Louis Borloo, autor del plan suburbano, acusa a Emmanuel Macron de tener una "visión de la sociedad ineficiente y peligrosa". Xavier Lemoine, alcalde de Montfermeil, comparte este punto de vista? Él responde el micrófono del bulevar Voltaire.

Jean-Louis Borlot apunta a Emmanuel Macron y su visión de la sociedad como ineficaz y peligrosa. 

En un medio como el nuestro en donde no existe política urbanística explicita me resulta de interés compartir esta entrevista con finalidad de discución académica.

La política urbanística de nuestro medio es de hecho. No es concertada, se impone mediante la construcción de infraestructura y de asignación de recursos en los niveles locales.

En la medida de que tampoco existe un sistema de control urbano esta política permanece encubierta y sin discución democrática.



XAVIER LEMOINE : « LES MÉTROPOLES SONT DES ASPIRATEURS À RICHESSE ET DES ÉVACUATEURS DE PAUVRETÉ »

 AUJOURD'HUI: Xavier Lemoine: Homme politique

Maire de Montfermeil, vice-président du PCD

Jean-Louis Borloo, auteur du plan banlieue, accuse Emmanuel Macron d’avoir une « vision de la société inefficace et dangereuse ». Xavier Lemoine, maire de Montfermeil, partage-t-il ce point de vue ? Il répond au micro de Boulevard Voltaire.

Jean-Louis Borlot cible Emmanuel Macron et sa vision de la société qu’il juge inefficace et dangereuse. Partagez-vous le constat de l’auteur du plan banlieue ?

Je constate au regard des décisions prises par le gouvernement que l’on est en train de détricoter notre société. On retire toute fonction à tous les corps intermédiaires, qui sont les lieux où se jouent la solidarité et la promotion. Il s’agit d’une individualisation forcenée où ceux qui réussissent, réussissent fort bien, car la dynamique porte à cela, et où ceux qui courent moins vite s’arrêtent très rapidement et sont rapidement relégués. La disparition des corps intermédiaires ne leur donne plus ces lieux de repos, de reprise, de solidarité, d’encouragements et de promotion.

Nous sommes dans une société très dure.
Nous retrouvons là l’expression du libéralisme-libertaire poussée à l’extrême. Nous ne sommes plus des personnes. Nous ne sommes que des agents économiques en quête d’efficacité maximum. Tout ce qui relève de la solidarité apparaît comme parasite ; ce n’est pas rentable.

Le plan banlieue de Borlot préconisait d’investir davantage dans les banlieues. 
Les gens critiquent cependant l’investissement dans les banlieues au détriment de la France périphérique, les résultats étant assez médiocres.

En tant que maire de Monfermeil, partagez-vous ce constat ?

Jean-Louis Borlot avait bien indiqué dans son plan qu’il s’agissait aussi de se préoccuper de la France périphérique. Cela fait trente ans qu’il n’y a plus d’aménagement du territoire. Les métropoles sont des aspirateurs à richesse et des évacuateurs de pauvreté. On relègue la pauvreté à l’extérieur des métropoles et on attire toute la richesse à soi. C’est donc la France périphérique qui en paie les frais.

Il faut renouer avec une vision de l’aménagement du territoire. Pour cela, on ne peut pas faire l’économie d’un certain nombre d’investissements dans les quartiers certes, mais également dans la France périphérique. 

Cette vision de l’efficacité fait qu’on a plutôt tendance à laisser les métropoles capter cette richesse et du mal à la répartir équitablement sur le territoire.

Quant aux quartiers, il faut continuer à injecter des fonds. Je ne souhaite pas opposer l’humain et l’urbain. La requalification urbaine est un préalable à toutes les politiques sociales que l’on pourrait être amené à conduire en direction des populations que nous continuons d’accueillir à raison de deux cents, deux cent cinquante mille par an. Il faut bien qu’elles arrivent quelque part. Il faut bien que nous ayons un traitement adapté et une politique particulière en direction de ces personnes pour les faire s’agréger, qu’elles comprennent et respectent notre société. Si on nous dénie ces moyens, alors inutile de s’apitoyer sur les conséquences que nous aurions à vivre. Elles seraient à mon avis humainement et financièrement bien plus coûteuses pour la France que les quelques moyens que l’on peut légitimement demander.

http://www.bvoltaire.com/les-metropoles-sont-des-aspirateurs-a-richesse-et-des-evacuateurs-de-pauvrete/?mc_cid=c872d43ab6&mc_eid=d4ff9ff02b

...
XAVIER LEMOINE: "LOS METROPOLES SON ASPIRADORES DE RIQUEZA RICA Y EVACUADORES DE POBREZA"

 HOY: Xavier Lemoine: político

Alcalde de Montfermeil, Vicepresidente de la PCD

Jean-Louis Borloo, autor del plan suburbano, acusa a Emmanuel Macron de tener una "visión de la sociedad ineficiente y peligrosa". Xavier Lemoine, alcalde de Montfermeil, comparte este punto de vista? Él responde el micrófono del bulevar Voltaire.
Jean-Louis Borlot apunta a Emmanuel Macron y su visión de la sociedad como ineficaz y peligrosa. 

¿Compartes la opinión del autor del plan suburbano?
Veo en las decisiones tomadas por el gobierno que estamos en el proceso de desentrañar nuestra sociedad. Eliminamos todas las funciones de todos los organismos intermedios, que son los lugares donde se desarrollan la solidaridad y la promoción. Es una individualización frenética en la que los que tienen éxito lo logran muy bien, porque la dinámica está relacionada con esto, y aquellos que corren menos rápidamente se detienen rápidamente y son rápidamente relegados. La desaparición de los cuerpos intermedios ya no les proporciona lugares de descanso, recuperación, solidaridad, estímulo y promoción.

Estamos en una sociedad muy dura.
Aquí encontramos la expresión del liberalismo libertario llevado al extremo. Ya no somos personas Somos solo agentes económicos que buscamos la máxima eficiencia. Todo lo que pertenece a la solidaridad aparece como un parásito; no es rentable

El plan suburbano de Borlot exigía más inversiones en los suburbios.
La gente, sin embargo, critica la inversión en los suburbios en detrimento de la Francia periférica, los resultados son bastante mediocres.

Como alcalde de Monfermeil, ¿compartes eso?
Jean-Louis Borlot había indicado en su plan que también era preocuparse por la Francia periférica. Han pasado treinta años desde que hubo más planificación. Las metrópolis son aspirantes a la riqueza y evacuadores de la pobreza. La pobreza queda relegada al exterior de las metrópolis y toda la riqueza se siente atraída por uno mismo. Por lo tanto, Francia periférica es quien paga los costos.

Debemos volver a conectarnos con una visión de la planificación del uso de la tierra. Para esto, no podemos prescindir de una serie de inversiones en barrios, por supuesto, sino también en la Francia periférica.

Esta visión de la eficiencia hace que sea más probable que las metrópolis capturen esta riqueza y encuentren difícil distribuirla equitativamente en todo el territorio.

En cuanto a los barrios, debemos continuar inyectando fondos. No deseo oponerme a lo humano y lo urbano. La recalificación urbana es un requisito previo para todas las políticas sociales que debemos llevar a las poblaciones que seguimos recibiendo a razón de doscientos doscientos cincuenta mil por año. Deben llegar a alguna parte. 

Debemos tener un tratamiento adecuado y una política especial hacia estas personas para que puedan agregar, comprender y respetar nuestra sociedad. Si se nos niegan estos medios, entonces es inútil sentir pena por las consecuencias que tendríamos que vivir. En mi opinión, sería mucho más costoso desde el punto de vista personal y financiero para Francia que los pocos medios que uno puede legítimamente pedir.

On Foucault: Teaching mathematics to lower attainers:




Alderton, J., Gifford, S.
Teaching mathematics to lower attainers: dilemmas and discourses
(2018) Research in Mathematics Education, pp. 1-17. An article in Press.
Abstract
This article draws on Foucault’s concepts of power and discourse to explore the issues of teaching mathematics to low attainers in primary schools in England. We analyze a dataset of interviews, from a larger study, with the mathematics teachers of one child across three years, showing how accountability practices, discourses of ability and inclusion policies interrelate to regulate both teachers and student. We demonstrate the impact of neoliberal policy discourses on teachers’ practices and how they are caught up in conflicting ways by an accountability regime that subverts inclusive pedagogies, requiring teachers to monitor, label and assign within-child deficits. In spite of these regulatory technologies, we identify contradictory fault lines between mathematics education policy discourses which we argue provide the potential for developing a critical awareness of accepted practices and opportunities for change. 

© 2018 British Society for Research into Learning Mathematics

Author Keywords
ability; accountability; discourse; Foucault; inclusion; low attainers; Mathematics education

Gormley, K.
Neoliberalism and the discursive construction of ‘creativity’
(2018) Critical Studies in Education, pp. 1-16. Article in Press.
Abstract

This paper resists normative definitions of ‘creativity’ to argue that the concept is constructed by neoliberal discourses in education policy. The analysis is firstly centered on the Australian context, and this is further informed and complimented by a global perspective. Focusing on two pivotal policies, The Melbourne Declaration of Educational Goals for Young Australians and PISA 2012 Results: Creative Problem Solving, the paper argues that universal versions of creativity, such as those that align the concept with problem-solving or design endeavor, are a product of market logic. Using Foucault’s concept of homo economics, it traces how creativity is subsumed into discourses of workplace readiness and rapidly changing environments, and proceeds to identify how select and partial discourses of the concept, such as creativity as instrumental and determinable are supported, while there is a silence around alternative conceptualizations. The paper concludes with a discussion on how the discursive positioning of creativity by neoliberal themes and formations brings about real effects: certain work practices are valued more than others and particular student and teacher subjectivities are endorsed or demoted ‘in the name of’ creativity.

 © 2018 Informa UK Limited, trading as Taylor & Francis Group

Author Keywords
Creativity; Foucault; homo economicus; knowledge; neoliberalism; policy; power

CLARE O'FARRELL
26 MAY 2018 

Farrell, F., Lander, V.
“We’re not British values teachers are we?”: Muslim teachers’ subjectivity and the governmentality of unease
(2018) Educational Review, pp. 1-17. An article in Press.
Abstract


This paper is a critical investigation of a group of eight Muslim religious education (RE) teachers’ views of fundamental British values in education (FBV). Findings demonstrate that as teachers of multicultural RE, they experience dissonance accommodating the requirements of FBV, and are critical of its divisive effects upon their students. They are able to reclaim some professional agency through their problematization of FBV and reinterpretation of its requirements through the pluralistic discourse of RE. Drawing from Foucault’s analysis of power, we argue that the teachers’ views reveal that FBV is a disciplinary discourse, acting upon teacher and student bodies as a classificatory and social sorting instrument, which we conceptualize as an expression of the “governmentality of unease”. We conclude that further empirical research is required to critically examine how teachers are enacting this policy to assess how FBV continues to shape the education environment and the student and teacher subjects of its discourse.

 © 2018 Educational Review

Author Keywords
Foucault; Fundamental British values; governmentality; Muslim teachers; religious education; subjectivity

Gao Lei addresses power, violence 

By Kwon Mee-yoo

Chinese artist Gao Lei explores the power, control and violence of the ruling class in contemporary society through witty and allegorical art. 

Titled "Enzyme of Trial" and held at Arario Gallery Seoul, this is Gao's first solo exhibit in Korea in five years. 

Gao is one of the ba ling hou, or "after ‘80s," generation artists in China, whose work differentiates from the previous generation. This generation grew up in a materially affluent environment, benefiting from the rapid economic development. Their works encompass a wide range of methods from painting to installation and media art, compared to the previous generation known for bold paintings.

Among the ba ling hou generation, Gao's works incline to be more philosophical.
"I was inspired by French philosopher Michel Foucault's thoughts on power and control," Gao said during a press conference in November. "I'm based in Shanghai now and there are factories near my studio. The change of environment also influenced materials used for my works."

Gao Lei's "Confession" / Courtesy of Arario Gallery
As visitors descend stairs to the underground gallery, they encounter a video of drain hole with the sound of running water. 

This piece is closely related to "Confession," an installation work which features torture tools in a bathroom-like setting with a CCTV instead of a showerhead. 
"Bathroom is a private space and I want to arouse the issue of an individual, power and invasion of privacy," Gao said. "The hanging object holds two meanings of a criminal and a martyr ― the guilty one and the innocent one."

For Gao, CCTV controls people in a psychological way as it is a modern crime finder. "There are many fake CCTVs in China, because it can suppress people just with its presence."

"Test Substance" shows commercial objects such as chair, bookshelf and floor lamp from furniture giant IKEA UV printed on aluminum boards. The backdrop looks like an abstract image, but in fact it is a rendition of mushroom cloud from nuclear explosion. 
"I think it is my interpretation of still life. The three objects are some of the most popular models from IKEA. IKEA advanced to Asia and changed the lifestyle here, unifying the standard of beauty all around the world," Gao said. "The background looks warm due to its colors, but in fact it is very violent image from nuclear explosion."

A series of "Untitled" photographs on the first floor is Gao's metaphor to the conflict between love and oppression. 

The powder blue paper used as the background comes from the Felix Gonzalez-Torres exhibit held at Shanghai's Rockbund Art Museum. Visitors were allowed to take a sheet of blue paper and it represents Gonzalez-Torres' sharing of love.

Gao used this symbol of love against controlling objects such as a roll of birth control education film, a microscope and a mechanical calculator.


The exhibit runs through Jan. 7. For more information, visit arariogallery.com or call 02-541-5701.